martes, marzo 06, 2012

Día de la familia

Ésta es mi familia, la de origen, la natural, la que me dio vida y me mantiene vivo


La separación de los papás, de la familia para el inicio de una nueva vida no es fácil. Con ello da inicio a una nueva etapa en la vida ya no como hijo sino como padre de familia.
Descubrir lo difícil que puede ser construir y mantener vivo un hogar donde la estructura ya tiene la presencia de hijos puede resultar apabullante y emocionante al mismo tiempo.
La familia, puente de unión del ser humano consigo mismo y con la sociedad. Qué mejor representación de uno mismo que la de la familia, la de ascendencia y la de descendencia. Ambas complementan a la persona, la forman, la hacen, la redimen, la subliman.

La mejor parte se la lleva la familia que me tocó construir. Faltan dos, que también son mi adoración


Celebramos estos días el día de la familia. Todos los días hay que celebrarla, porque existe y está viva en nuestras venas, en nuestra mente, en nuestro ser total. Abracemos a la familia y permítamonos el placer de sentirnos queridos, pero sobre todo de permitirnos ser queriendo a nuestros parientes. Eso nos hará mejores seres humanos y cada día nos formaremos como excelentes personas.